Publica ponencias científicas, artículos, valoraciones, reseñas de tesis, disertaciones, comentarios de artículos, libros e investigaciones de reciente publicación, entre otros temas avanzados de las ciencias políticas en idioma español, inglés, francés y portugués.

La Revista tiene el objetivo de contribuir al desarrollo de las ciencias políticas, así como difundir los logros en política internacional. Se dirige a los profesionales de las relaciones internacionales en Cuba y del resto del mundo.

La Asociación Nacional del Rifle. Origen, evolución e influencia en el Partido Republicano de Estados Unidos.

Autores
Jocelyne Cabañas González
Estudiante de Quinto año de Licenciatura en Relaciones Internacionales del Instituto Superior de Relaciones Internacionales Raúl Roa García, e-mail: jocelynecabaglez@gmail.com. ORCID iD: 0000-0002-6578-9183

Recibido: 14 de agosto de 2020
Aprobado: 1 de septiembre de 2020

 

La Asociación Nacional del Rifle. Origen, evolución e influencia en el Partido Republicano de Estados Unidos.

The National Rifle Association. Origin, evolution and influence over the United States´ Republican Party.

 

RESUMEN

La Asociación Nacional del Rifle es un grupo de interés poderoso dentro del sistema político estadounidense. A pesar de haber surgido como una asociación sin fines de lucro que impulsaba la caza y los deportes de tiro, se alineó al Partido Republicano a partir de la década de los años setenta del siglo xx. La organización ha defendido el derecho constitucional de poseer armas de fuego para legitimar la venta y el uso descontrolado de ellas al tiempo que gana acceso dentro de la elite del sistema político estadounidense y representa a sectores extremistas blancos, fundamentalmente suburbanos. El grupo ha permanecido activo y se ha expandido por más de 150 años porque ha sabido adaptarse a las condiciones económicas, políticas y sociales internas y externas de Estados Unidos.

Palabras claves : grupo de interés, cabildeo, solvencia financiera, sistema político.

ABSTRACT

The National Rifle Association is a powerful interest group inside the United States’ political system. Even though the Association emerged as a nonprofit organization that promoted hunting and shooting sports, it has aligned itself with the Republican Party since the seventies. The Association has defended the firearms tenancy as a constitutional right to legitimate uncontrolled use and sale of them while the organization gains access in the top of American political system representing white supremacist sectors mainly in suburbs. The group has been active and has been expanded for more than 150 years because it has adapted itself to economic, political and social internal and external United States´ conditions.

Key words: interests groups, lobby, financial solvency, political system.

INTRODUCCIÓN

En la Ciencia Política occidental ocupa un espacio importante el análisis de los grupos de interés en el sistema político de los Estados. En el caso de Estados Unidos, los grupos de interés son piezas esenciales en el llamado proceso democrático. Además, están amparados en la supuesta libertad de expresión y petición, garantizados por la Primera Enmienda a la Constitución.

Estos grupos catalizan aspiraciones input (demandas y apoyo) en el sistema político como proceso de articulación de intereses con el objetivo de obtener outputs (decisiones políticas) favorables (Easton, 1963).

Según la investigación “Foreign Policy Analysis” publicada en Routledge, los grupos de interés se pueden catalogar como: grupos de cabildeo, de solo un tema (temas sociales), basados en su constitución (minorías étnicas) y grupos de intereses especiales (representativos de una industria en particular) (Alden y Aran, 2017). Dentro de esta última categoría se inscribe la Asociación Nacional del Rifle (NRA), objeto de estudio de esta investigación. Dicha organización es uno de los grupos de interés más antiguos y poderoso de Estados Unidos (Birnbaum, 1999). En su evolución ha aumentado en membresía, radio de acción y métodos de cabildeo.

Como refiere el libro Dinámica interna y política exterior, la evolución histórica y el crecimiento de los grupos de interés se deben al aumento de divisiones dentro de la sociedad, las diversas interpretaciones del sistema constitucional y las debilidades de los partidos políticos con sus propias crisis internas (Castro et al., 2003). A ello deben agregarse los avances tecnológicos que facilitan la interacción entre los miembros y permiten ejercer una mayor influencia. Por tanto, este estudio analiza los factores que han permitido la evolución, expansión e influencia de la Asociación Nacional del Rifle en el sistema político estadounidense, especialmente hacia el Partido Republicano.

DESARROLLO

Surgimiento y proliferación de la Asociación Nacional del Rifle

Desde finales del siglo xix, el número de grupos de interés aumentó rápidamente por razones como el desarrollo económico, la política gubernamental y los nuevos medios de comunicación. Este fue el caso de la Asociación Nacional del Rifle, creada en 1871 (Fig. 1).

Fig. 1

Fig. 1. Logotipo de la Asociación Nacional del Rifle.

El primer Presidente del grupo fue el general Ambrose Burnside, quien posteriormente ejerció como gobernador de Rhode Island y senador. Desde entonces y hasta la actualidad, son incontables los políticos y personalidades de alto nivel atados a la organización, lo que ha multiplicado su influencia. Nueve presidentes de Estados Unidos se cuentan entre sus miembros y la han respaldado públicamente.

En sus inicios, el objetivo era entrenar soldados en puntería y el uso correcto de las armas. Para 1906 cada campamento militar tenía un rancho de tiro con los estándares de la Asociación Nacional del Rifle. También se inició como impulsora de los deportes de tiro. En 1874 patrocinó a un equipo de rifle para participar en la primera Competencia Internacional realizada en Estados Unidos (Rodengen, 2002).

Aunque en sus inicios la sede de la Asociación Nacional del Rifle estuvo en Nueva York, a principios del siglo xx se mudó hacia Washington D.C para estar más cerca del gobierno federal, convirtiéndola en una organización nacional.

Durante la Primera Guerra Mundial la Asociación Nacional del Rifle era el enlace entre el ejército y la reserva civil. Para esta fecha el Congreso pasó la Ley de Defensa Nacional para promover la puntería de los civiles. Desde este momento se comenzaban a sentar las bases de lo que posteriormente sería una relación fraternal entre el gobierno y la Asociación.

Con el surgimiento del New Deal,1 la expansión de los poderes federales y el aumento de los homicidios y crímenes, el Congreso y la Cámara de Representantes se involucraron más en el tema de las armas. En 1934 se creó The National Firearms Act como la primera ley federal para el control de las armas. La Asociación Nacional del Rifle, aunque grande, todavía no tenía poder político para hacerle frente a la ley, más bien la apoyó porque corría la era de la prohibición con las batallas entre los gánsteres y los robos de bancos.

La organización también estaba de acuerdo con las leyes que se ajustaban al consenso legal prevaleciente sobre la Segunda Enmienda. En el caso judicial United States vs. Miller (1939), la Corte Suprema encontró que la Enmienda protegía el derecho a tener y portar armas solo para uso militar (Tucker, 2019). La Corte aplicó la visión del derecho de portar armas colectivamente (milicia) hasta entrado el siglo xx. Después se fueron generando otras interpretaciones más favorables a los grupos de poder, entre ellas la interpretación del derecho individual de poseer armas.

Miembros y funcionarios de la Asociación Nacional del Rifle combatieron en la Segunda Guerra Mundial. El aporte de la organización fue reconocido por el presidente Harry Truman en la siguiente carta de 1945:

“[…] Durante la Guerra recién concluida, las contribuciones de la Asociación Nacional del Rifle en materia de entrenamiento con armas pequeñas, la introducción de programas de entrenamiento a nivel nacional, el reclutamiento de instructores experimentados en armas pequeñas en todas las ramas del servicio armado, y la recomendación y asistencia a agencias civiles del gobierno para ganar la guerra –todas contribuciones gratis y sin costos para el gobierno– han ayudado materialmente a nuestros esfuerzos de guerra.

”Espero que el espléndido programa que la Asociación Nacional del Rifle ha seguido durante los últimos 75 años, continúe. Es un buen programa para la América libre” (Rodengen, 2002: 113).

Esta carta demuestra el prestigio a nivel nacional que se ganó la Asociación Nacional del Rifle luego de la guerra. La Asociación probó su eficiencia en la misión de “proteger” a la Nación.

Los tiempos habían cambiado y con ello debía cambiar la organización para lograr adaptarse. En 1949 el Comité Ejecutivo nombró a un Comité para revisar sus estatutos, puesto que eran de 1871. En 1950 se aprobaron estatutos modernizados que definían nuevos deberes y privilegios para sus miembros y organizaciones afiliadas.

En esta misma época la Asociación logró una expansión tal en programas de educación que incluso llegó hasta Canadá. Hoy en día sigue su liderazgo en el adiestramiento para la caza con el programa Youth Hunter Education Challenge (YHEC). Este se desarrolla en 43 Estados estadounidenses y en tres provincias de Canadá, con más de 40 000 jóvenes cazadores (National Rifle Association, 2019).

Para la década de los años sesenta, la historia de la Asociación dio un giro inesperado. Las condiciones sociales, económicas y políticas de este período estaban determinadas por cambios sustanciales a lo interno y externo de Estados Unidos.

Si bien había surgido en 1871 como un grupo que ayudaba en el entrenamiento del uso de armas, se había convertido en la década de los años setenta del siglo xx, en una asociación con más intereses en las legislaciones que en la caza recreacional y los entrenamientos de tiro.

Evolución de la Asociación Nacional del Rifle como grupo de interés desde la década de los años setenta hasta el 2016

En la década de los años setenta la Asociación Nacional del Rifle, como fuerza política, se alineó al Partido Republicano y al aumento de la flexibilidad constitucional que le daba una interpretación distinta a la Segunda Enmienda, identificando la posesión de armas con los valores históricos estadounidenses.

En 1975, el Congreso de Estados Unidos estableció una Comisión Electoral Federal para administrar y hacer cumplir la Federal Election Campaign Act. Esta agencia reguladora independiente era responsable de la desclasificación y publicación de la información en el financiamiento a las campañas, la limitación de las contribuciones y la supervisión de la financiación pública de las elecciones presidenciales para evitar hechos de corrupción en las contribuciones a las mismas.

Para 2010, los casos de la Corte Suprema de Estados Unidos, Citizens United vs. Federal Election Commission2 y SpeechNow.org vs. Federal Election Commission,3 representaron los mayores cambios en las leyes sobre el financiamiento en las campañas en décadas.

Para contrarrestar el control de las armas y las limitaciones de financiamiento en las campañas, la Asociación Nacional del Rifle formó The Institute for Legislative Action (ILA) en 1975. Esta organización subsidiaria se ha encargado del cabildeo en las altas esferas del gobierno. Su influencia se ha expandido a lo largo de los años, tanto a nivel federal4 como estadual.5

A pesar de la creación de esa agencia que fortalecía la actividad política de la Asociación Nacional del Rifle, ocurrió la Revuelta de Cincinnati6 (1977) por la inconformidad que existía en una facción del grupo sobre la forma en que se dirigía la organización. El plan para mudar la sede de Washington D.C a Colorado y el cambio de objetivo, al pasar de defender la Segunda Enmienda a enfocarse en el medio ambiente y recreación, alimentaron esta percepción.

En este contexto se eligió como nuevo líder a Harlon Carter,7 el cual modificó la estrategia de la organización para enfocarse en ganar influencia política en Washington y aumentar la membresía. En 1981 aumentó a 1 900 000, de 980 000 miembros que tenían en 1977. Carter también incluyó cambios en el área de las relaciones públicas y programas financiados por la Asociación Nacional del Rifle. Cuando se retiró, la Asociación había crecido de aproximadamente 1 millón a casi 3 millones de miembros (Sierpien, 2006) y además de haberse convertido en una organización ideológica, devino en un próspero negocio de venta de mercancías y seguros.

En la década de los años ochenta del siglo xx aumentaron las publicaciones de abogados, la mayoría miembros de la Asociación Nacional del Rifle y otros grupos pro-armas, con la nueva interpretación de la Segunda Enmienda. Sin embargo, de principios a mediados del siglo xx, solo habían aparecido 12 estudios sobre la Enmienda en revistas profesionales, todos con la noción de que el derecho estaba relacionado con una milicia bien regulada. En la década de los años noventa la Asociación Nacional del Rifle aumentó sus esfuerzos al financiar a un nuevo grupo de académicos que defendían la Enmienda y publicaban un anuario con el título Stand Up for the Second Amendment. En estos años se publicaron alrededor de 60 artículos especializados con la visión individual del derecho a portar armas (López, 2018).

Para promover el cambio de interpretación constitucional, esta no fue la única técnica utilizada, la Asociación Nacional del Rifle creó todo un complejo sistema de comunicación a través de revistas, becas, películas y redes de museos privados que imponía su lectura particular de la historia de Estados Unidos. También hubo una emergencia de programas televisivos más atrayentes a un público no tradicional, para mantener una imagen positiva y diversa.

En la década de los años noventa la Asociación Nacional del Rifle atravesaba un período difícil. Perdía su imagen pública, con una serie de contradicciones internas, la cobertura negativa y un halo de corrupción. Un ejemplo fue la comprobación de que miembros con cargos directivos a la vez hacían contratos con empresas en las que eran ejecutivos. Este fue el caso del otorgamiento de 100 millones de dólares a una organización llamada Unified Sportesmen of Florida en 1993 y resulta que la entonces presidenta de la Asociación Nacional del Rifle, Marion Hammer, era directora ejecutiva de esta organización.

Además, los miembros percibían que se estaban alejando del objetivo y perdían influencia política, por tanto, disminuyeron. La Organización también atravesaba un período de problemas financieros, lo que conllevó al recorte de fondos.

Con la ayuda de expertos en áreas de comunicación, procesamiento de datos y marketing, se diseñaron nuevos programas de publicidad para rescatar a los miembros. Wayne LaPierre8 mudó la sede de Washington D.C. a Fairfax, Virginia, para ganar en espacio y ahorrarle a la Asociación Nacional del Rifle 1 millón de dólares en operaciones. Los miembros de la organización le atribuyen el mérito de “resistir” ante los intentos de aprobar leyes por el control de las armas.

Como vía de escape ante los obstáculos que atravesaba en este período, la Asociación estableció la NRA Foundation (501(c)(3))9 con exención de impuestos. Esta le permitía aumentar sus beneficios sin tener que rendir informes públicos, porque supuestamente hacía un bien social.

Como técnicas de cabildeo indirecto la Asociación Nacional del Rifle impulsó nuevas revistas para lograr una mayor audiencia y concentración en temas generales de autodefensa, uso recreacional, derechos individuales, y para atraer políticamente a una mayor cantidad de miembros. Apareció una nueva revista The American Guardian en 1997, y se mantuvieron The American Hunter y The American Rifleman. Estas revistas y otros medios de comunicación empleados por la Asociación Nacional del Rifle son eficaces en sus objetivos porque cumplen el método de comunicación del sociólogo estadounidense Harold Lasswell,10 más conocido como Paradigma Lasswell11 (Lasswell, 1948).

La Asociación Nacional del Rifle es el transmisor de los contenidos, el mensaje es la defensa del derecho a portar armas, en dependencia del canal que puede ser la televisión, la radio o las revistas, la asociación llega a los receptores (nuevos miembros, la opinión pública y los decisores políticos) y el efecto es el resultado de la trasmisión unilateral del mensaje (más apoyo de los miembros y los contribuyentes, leyes más flexibles e influencia política). Por tanto, la persuasión informativa y la propaganda generan una formación de valores nacionales específicos que responden a los intereses del emisor.

Al conducir la opinión pública de esta manera, no solo se cambió la proyección de la Asociación Nacional del Rifle de ser una organización que entrenaba en el uso de las armas a ser influyente en la batalla política por el control de estas, sino también la razón por la que los estadounidenses poseen armas. En 1999, los resultados de una encuesta mostraron que el 49 % de los poseedores de armas alegaban como motivo la caza y un 26  % la protección. Sin embargo, en una encuesta de 2013 las estadísticas se invirtieron, un 48 % las usan para protección y un 32 % para la caza (Drake, 2014).

Por tanto, las campañas políticas, los intereses económicos y los medios han transformado y tergiversado el uso real de las armas de fuego en Estados Unidos. La Asociación Nacional del Rifle se fue convirtiendo, paulatinamente, en una organización política enfocando la necesidad de utilizar las armas para la lucha contra los afroamericanos, los inmigrantes y la delincuencia. Esta campaña tuvo su resultado inmediato en que los poseedores de armas pasaran a usarlas por protección.

En 2014 la Asociación Nacional del Rifle utilizó a 29 cabilderos para actuar sobre 102 proyectos de ley en el Congreso. La mayoría sobre armas, municiones, presupuesto federal, y las libertades y derechos civiles. En este propio ciclo, el gasto de la Asociación fue de cerca de 15 millones de dólares en contra de los Demócratas, 25 000 a favor, 11 millones por los republicanos y casi 100 000 en contra (Musa, 2016). Como se puede apreciar, el grupo ha invertido en ambos partidos, siendo el Republicano el más favorecido.

El poder judicial y el legislativo no son los únicos puntos de mira para los grupos de interés y cabilderos. La rama ejecutiva es fundamental, por el nivel de acceso, y la información técnica y política de relevancia que se obtiene. La Asociación Nacional del Rifle además de haber desempeñado un papel relevante en las elecciones de Ronald Reagan y George W. Bush, también realizó una campaña de más de 10 millones de dólares en oposición a la elección de Barack Obama en el 2012.

La influencia y el financiamiento en las campañas aumentaron en los años posteriores. Según reportó el centro de investigaciones políticas Open Secrets, la Asociación Nacional del Rifle donó hasta 30 millones de dólares para la elección de Donald Trump en el 2016. Entre financiamiento de campaña, publicidad y logística, la organización logró definir cuatro puestos en el Senado y tres en la Cámara de Representantes, y asegurar que el derecho a portar armas sin estrictas regulaciones siguiera intacto por otro período (Open Secrets, 2016).

Como si el dinero redactara los discursos, Trump dijo durante su campaña de 2016 que “la Segunda Enmienda se encuentra amenazada como nunca antes. La deshonesta Hillary es la candidata más anti-armas, anti-Segunda Enmienda que jamás se haya postulado a la presidencia” (Trump, 2016).

A largo plazo, las transformaciones económicas y sociales del país han sido el resultado de la gestión de sucesivas administraciones, por ejemplo, Nixon, tenía una estrategia sureña de hostigamiento racial; Reagan, implantaba una economía reaccionaria, y Trump, impone una política racista y xenófoba (Hartmann, 2019). Por tanto, la Asociación Nacional del Rifle ha actuado en consecuencia, reconociendo el papel de cada presidente y cómo sus características han incidido en la historia de Estados Unidos

En los últimos 40 años del siglo xx, el mapa político de Estados Unidos se ha inclinado hacia la derecha, con una elite neoconservadora que ha cobrado fuerza, y con una visión escéptica sobre el poder federal. A esta alineación se unió la Asociación Nacional del Rifle que, además de ganar espacios en el ámbito político y social, también fortaleció su solvencia financiera,12 a pesar de registrarse como una organización sin fines de lucro.

Solvencia financiera de la Asociación Nacional del Rifle

La solvencia financiera de la Asociación Nacional del Rifle se debe, en gran medida, a las donaciones que recibe de la industria de armamentos y otros contribuyentes, a la membresía que pagan los que pertenecen a la organización y a la capacidad de financiamiento que tiene para el gasto político, publicitario y de entretenimiento.

El presupuesto anual de la Asociación Nacional del Rifle ascendió de 343 millones a 375 millones de dólares de 2015 a 2016 (año de elecciones presidenciales). Ese aumento se debió a las donaciones de corporaciones no políticas que tuvo un aumento de 35 millones (Maguire, 2017).

En la actualidad se estima que la Asociación Nacional del Rifle alcanza los 5 millones de miembros, pero esta cifra varía según la fuente. La organización ofrece varias opciones de membresía, incluso pueden optar por la membresía de por vida (National Rifle Association, 2019).

La organización utiliza varias estrategias para captar nuevos miembros. Ofrece inscripciones con descuento después de tiroteos de alto perfil o antes de las elecciones, membresía con descuento después de la compra de armas de fuego, entrada con rebaja para espectáculos de armas (Fig. 2) o campos de tiro al inscribirse en la Asociación Nacional del Rifle, entre otros beneficios. A todos se les ofrece una suscripción gratuita a una de las cuatro revistas que publica.

Fig. 2

Fig. 2. Un hombre examina un arma en la reunión de la Asociación Nacional del Rifle en Indianápolis, en 2014. (Foto: Karen Bleier/AFP/Getty Images). Tomada de Los Angeles Times.

Aunque se puede estimar lo que ingresa la Asociación Nacional del Rifle por cuestión de membresía, no se puede determinar a ciencia cierta cuánto aportan los grandes donantes o las organizaciones externas, debido a que no están obligados a revelar las fuentes. Al respecto, David Chipman, asesor principal de políticas del grupo de control de armas Giffords y ex funcionario del Comité de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos, dijo que la Asociación Nacional del Rifle actúa en nombre de la industria de armamentos y los principales donantes, y no así por los 45 dólares anual que recibe de los miembros (Sit, 2018).

En 2018, el Political Action Committee de la Asociación Nacional del Rifle hizo una serie de contribuciones de 4 950 dólares a varios candidatos al Congreso y al Senado de Estados Unidos (Krishan, 2018). Se destaca el cuidado de mantener la cifra inusual de 50 dólares por debajo del máximo permitido que es 5 000 dólares, para no alertar a los medios de prensa que solo investigan las contribuciones máximas.

La Asociación Nacional del Rifle contribuye públicamente con montos por debajo de los límites establecidos por las leyes, pero sus organizaciones escudo están comúnmente asociadas a otras donaciones que no se publican y que han sido utilizadas en causas políticas. Para demostrar el poder económico de la Asociación Nacional del Rifle se debe ahondar en las estrategias de financiamiento de campañas, las conexiones entre el dinero y la política, y la transparencia que debe mostrar una organización social sin fines de lucro.

De hecho, la Campaign Legal Center Action abrió un expediente de demanda contra la Federal Election Commission (FEC) por dejar de adoptar acciones en contra de la Asociación Nacional del Rifle y usar corporaciones escudo para los gastos de campaña de candidatos republicanos en tres ciclos electorales desde 2014 hasta 2018, entre los que se incluye el propio Donald Trump.

La Asociación Nacional del Rifle atravesó por condiciones económicas que la condujeron a una crisis financiera en 2018. Luego de los sucesos de Parkland,13 varias compañías rompieron sus nexos con el grupo de interés. Las redes sociales llamaron a boicotear a las empresas que tenían relaciones con la Asociación Nacional del Rifle, como parte de una campaña encabezada por jóvenes que exigían que “nunca más” ocurrieran episodios como los de febrero de ese año.

A pesar del golpe económico, no parece que el impulso fuera suficiente para borrar del mapa político a una de las organizaciones más antiguas y mejor estructuradas de Estados Unidos.

La Asociación atravesó por una crisis financiera en 2018, al hacerse públicos los problemas fiscales que le costaron 64 millones de dólares entre 2016 y 2017. Los auditores realizaron un informe detallado de las transacciones cuestionables y arreglos que implicaban a varios ejecutivos de la Asociación Nacional del Rifle, incluyendo a LaPierre (Pane, 2019). Este ganó un salario anual por encima de los 2 millones de dólares en el 2018 (Reinhard, 2019) y luego de los sucesos de Parkland la Asociación le compró una mansión en Texas que supera los
6 millones de dólares (Spies, 2019).

La Asociación y su instituto cabildero han utilizado las características peculiares del sistema político estadounidense para obtener ganancias económicas y el enriquecimiento de sus principales líderes, garantizar el acceso a los círculos de poder y obtener beneficios legales y políticos. Estos son los objetivos ocultos de una organización “sin fines de lucro” y que defiende “los derechos civiles” más allá de implementar una agenda con intereses específicos que representen a sus miembros y a los simpatizantes del uso de armas de fuego en Estados Unidos.

CONCLUSIONES

Los factores que han permitido la evolución, expansión y permanencia de la Asociación Nacional del Rifle en el sistema político estadounidense han sido el respaldo de personalidades políticas a partir de importantes contribuciones financieras, las interpretaciones favorables del derecho constitucional para los grupos de poder y la formación de valores nacionales en la opinión pública que responden a los intereses de la Asociación.

La Asociación Nacional del Rifle se creó como una organización estadual que representaba a los cazadores y deportistas, y entrenaba a civiles en el uso de las armas. Su rápida expansión la convirtió en un grupo nacional que defiende el derecho individual del uso de las armas para legitimar su influencia política en las estructuras de gobierno y sus ganancias económicas resultantes de vínculos con el complejo militar industrial y otras corporaciones interesadas.

La Asociación Nacional del Rifle estableció una alianza estratégica con el Partido Republicano y fue una importante herramienta para la elección de Donald Trump al movilizar sectores extremistas blancos que han buscado ejercer hegemonía ante el resto de los sectores sociales estadounidenses. Las intenciones de dicha alianza es retornarle a Estados Unidos el liderazgo mundial, aunque ya no se corresponde con sus capacidades económicas, políticas y militares.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Birnbaum, J. (1999). Follow the Money Hard money. Soft money. Lobbying money. Which buys the most influence in Washington? FORTUNE’s Power 25 survey attempts an answer and ranks the top lobbying groups. Disponible en: https://money.cnn.com/magazines/fortune/fortune_archive/1999/12/06/269954/index.htm

Castro, S. et al. (2003). Estados Unidos. Dinámica Interna y Política Exterior. La Habana: Editorial Ciencias Sociales.

Drake, B. ( 2014). 5 facts about the NRA and guns in America. Disponible en: https://www.pewresearch.org/fact-tank/2014/04/24/5-facts-about-the-nra-and-guns-in-america/

Easton, D. (1963). The Political System: an inquiry into the state of political science. Documento digital. New York: Alfred &Knopf.

Krishan, N. (2018). Analysis: A week in the political life of the NRA. Disponible en: https://www.opensecrets.org/news/2018/07/analysis-a-week-in-the-political-life-of-the-nra/

Lasswell, H. (1948). The structure and function of communication in society. Documento digital. New York: Harper and Brothers.

López, G. (2018). How the NRA resurrected the Second Amendment. Disponible en: https://www.vox.com/policy-and-politics/2017/10/12/16418524/nra-second-amendment-guns-violence

Maguire, R. (2017). Audit shows NRA spending surged $100 million amidst pro-Trump push in 2016. Disponible en: https://www.opensecrets.org/news/2017/11/audit-shows-nra-spending-surged-100-million-amidst-pro-trump-push-in-2016/

Musa, S. (2016). The Impact of NRA on the American Policy. Journal of Political Sciences & Public Affairs. Disponible en: https://www.longdom.org/open-access/the-impact-of-nra-on-the-american-policy-2332-0761-1000222.pdf

National Rifle Association (2019). Bienvenidos a la National Rifle Association, la organización de derechos civil más grande y más vieja en América. Disponible en: http://www.nraespanol.org/

Open Secrets (2016). The NRA Placed Big Bets on the 2016 Election, and Won Almost All of Them. Disponible en: https://www.opensecrets.org/news/2016/11/the-nra-placed-big-bets-on-the-2016-election-and-won-almost-all-of-them/

Pane, L. (2019). NRA’s LaPierre fends off backlash, wins re-election as CEO. Disponible en: https://apnews.com/eb318adc05394756b26f04dd215ee2de

Reinhard, B. (2019). NRA chief Wayne LaPierre received a 57 percent pay raise in 2018, tax filings show. Disponible en: https://www.washingtonpost.com/investigations/nra-chief-wayne-lapierre-received-a-57-percent-pay-raise-in-2018-tax-filings-show/2019/11/15/dba9ef54-07cf-11ea-b388-434b5c1d7dd8_story.html

Rodengen, J. L. (2002). NRA an American Legend. Florida: Write Stuff Enterprises, Inc.

Sit, R. (2018). How Big Is the NRA? Gun Group’s Membership Might Not Be as Powerful as It Says. Disponible en: https://www.newsweek.com/nra-membership-5-million-members-analysis-842040

Spies, M. (2019). NRA Funded LaPierre’s Search for $6 Million Mansion, Document Shows. Disponible en: https://www.thetrace.org/2019/08/nra-wayne-lapierre-house/

Trump, D. (2016). Speech: Donald Trump Speech at the NRA-ILA Forum in Louisville, KY - May 20, 2016. Disponible en:https://factba.se/transcript/donald-trump-speech-louisville-ky-may-20-2016

Tucker, J. (2019). How the NRA hijacked history. Disponible en: https://www.washingtonpost.com/outlook/2019/09/09/why-accurate-history-must-guide-coming-debate-about-guns-second-amendment/


1 Política económica implementada por Franklin D. Roosevelt para enfrentar las consecuencias de la Gran Depresión.

2 La sentencia redactada por el juez Anthony Kennedy y dictada por la Corte Suprema de los Estados Unidos el 21 de enero de 2010, sostuvo que la Primera Enmienda a la Constitución de los Estados Unidos que protege la libertad de expresión, prohibía al gobierno limitar las donaciones políticas de empresas y sindicatos.

3 Dos meses más tarde del fallo en el caso Citizens United vs. Federal Election Commission, la Corte Suprema de los Estados Unidos dictaminó que grupos de individuos podían recaudar y gastar fondos sin límites y sin hacer público el objeto del financiamiento.

4 Un ejemplo de la influencia del The Institute for Legislative Action a nivel federal fue The Dickey Amendment, la cual es una disposición que se insertó por primera vez como una cláusula adicional en el proyecto de ley general de gastos del gobierno federal de los Estados Unidos de 1996, que ordenaba que “ninguno de los fondos disponibles para la prevención y el control de lesiones en los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) pueda defender o promover el control de armas”.

5 The Institute for Legislative Action influyó en la Florida para penalizar a los doctores que les preguntaban a sus pacientes si tenían armas con la justificación de que la pregunta era discriminatoria (Rodengen, 2002).

6 Una reunión anual de la Asociación Nacional del Rifle en Cincinnati se convirtió en sede de una revuelta de reformistas inconformes con la conducción de la Asociación hasta el momento.

7 Durante su mandato, de 1977 a 1985, cambió el enfoque de la organización de promover la puntería y el tiro deportivo hacia la defensa a ultranza de leyes pro-armas. Bajo el liderazgo de Carter, la Asociación Nacional del Rifle triplicó su membresía y ganó considerable influencia política.

8 Wayne LaPierre, Jefe Ejecutivo de la Asociación Nacional del Rifle o vicepresidente desde 1991 a la actualidad.

9 Una organización 501(c)(3) es una corporación, fideicomiso, asociación u otro tipo de organización exenta del impuesto federal sobre la renta bajo la sección 501(c)(3) del Título 26 del Código de los Estados Unidos. Es uno de los 29 tipos de organizaciones sin fines de lucro. Las exenciones tributarias del artículo 501(c)(3) se aplican a las entidades que se organizan y operan exclusivamente con fines religiosos, caritativos, científicos, literarios o educativos, para realizar pruebas de seguridad pública, para fomentar competiciones deportivas aficionadas nacionales o internacionales, para la prevención de la crueldad contra los niños, las mujeres o los animales.

10 El estadounidense Harold Lasswell (1902-1978) fue pionero de la Ciencia Política, la Sicología Política y de las Teorías de la Comunicación. Fue estudioso de la propaganda nazi durante la Segunda Guerra Mundial y creó el Paradigma Lasswell.

11 El conocido Paradigma o Modelo de Harold Lasswell fue formulado en 1948. Representa un modelo de comunicación masiva unidireccional que establece una serie de puntos que hacen posible el acto de la comunicación; ¿quién dice qué?, ¿a quién?, ¿por qué canales? y ¿con qué efectos?

12 Es la capacidad de recibir y administrar fondos financieros para satisfacer los objetivos de la organización y se expresa en unidades monetarias (concepto elaborado en colaboración con la Dra. C. Nidia Alfonso).

13 Tiroteo en Parkland, Florida, en 2018 con un saldo de 17 muertos y 15 heridos.